TENDENCIAS DE LA PRODUCCION BOVINA EN EL 2016

En la producción ganadera en el 2016 se han notado los impactos notables del Fenómeno de El Niño, el cual se prolongó hasta el primer trimestre del año, así como del paro camionero en el tercer trimestre. Como resultado, el abastecimiento de productos bovinos nacionales se ha afectado negativamente en un 4% del volumen para carne bovina y leche durante los primeros nueve meses del año.

Con la normalización de las lluvias a partir de agosto, se proyecta una mayor oferta de leche para el resto del año que podría compensar parte de los faltantes registrados; en su conjunto, la producción de leche podría tener una variación negativa anual de alrededor de un uno por ciento.

En el caso de la carne bovina la variación de la producción en el año 2017 podría oscilar, negativamente, entre un 1 y 2%. La tasa de extracción representa en el 2016 un 19% del inventario. Con una participación de las hembras en el sacrificio en un 40 por ciento, todavía se mantiene el ciclo de retención, el cual ha estado muy influenciado por el buen momento por el que pasan los mercados externos. No obstante, el impacto de las sequías e inundaciones no ha permitido sino una recuperación muy lenta del inventario ganadero.

Los precios al productor reflejan esto: por litro de leche cruda se incrementaron hasta en un 10% entre enero y junio. Sin embargo, los precios al productor de leche han empezado a caer desde septiembre, y se espera que la variación acumulada en los precios, finalizando el año, esté alrededor del 8 %, similar al incremento establecido por el Ministerio de Agricultura, lo que permitirá sufragar los costos con un mínimo margen de capitalización para crecer. El precio de la leche al productor ha oscilado en 30 centavos de dólar. Los precios internacionales de la leche en polvo han empezado a subir recientemente y se sitúan en noviembre por encima de 35 centavos de dólar.

En el caso de la carne bovina, los precios se han reajustado substancialmente en el 2016, en más de un 20%, con un pico máximo en el mes de julio por efecto del paro camionero. Además, han incidido en el alto nivel de precios las exportaciones en pie y en canal, las cuales se han incrementado en lo corrido del año en un 95% aproximadamente en volumen.

Adicionalmente, las carnes procesadas se han seguido importando con un crecimiento positivo comparado con el año anterior. En lo corrido del 2016, hasta septiembre, se importaron 256 mil toneladas de carnes preparadas, un volumen superior en 9% al importado el año anterior en el mismo período.

En el caso de la leche, los faltantes se han suplido haciendo uso de los inventarios, así como mediante importaciones de lácteos, las cuales se duplicaron en volumen entre enero y septiembre.  Las importaciones de lácteos suplen 6% del consumo interno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s